Seminario Virtual enmarcado en la protección del Patrimonio Arqueológico reunió a 177 participantes

El pasado 16 y 17 de agosto se desarrolló el Seminario virtual “¿Quién ha ingresado a nuestra Chullpa?” (Chullpa es una antigua edificación sagrada de carácter funerario, espacio espiritual en que se recuerdan a los antepasados que habitaron el Sur Andino) del proyecto de lucha contra el tráfico ilícito de patrimonio arqueológico, transmitido desde el American Corner de la Universidad de Tarapacá y organizado por la Escuela Sarañani! de la Fundación Altiplano.


Transmisión desde el American Corner UTA - Invitada Nancy Alanoca


Durante las sesiones, participaron cerca de 177 personas de comunidades originarias y rurales, colaboradores del proyecto, integrantes de la mesa técnica de tráfico ilícito del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, quienes compartieron y reflexionaron sobre la necesidad de conservar los Bienes Arqueológicos y su herencia cultural y sobre cómo afecta el tráfico ilícito a nuestras comunidades. Además, se compartió el material audiovisual dirigido a sensibilizar y concientizar a la población sobre el tráfico ilícito, obtenidos a partir de la implementación de la primera fase de esta iniciativa junto al Centro de Estudios del Patrimonio de la Universidad Adolfo Ibáñez.


Entre los asistentes, Roberto Concha, Director del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, y Kyle Fishman, Agregado Cultural de la Embajada de Estados Unidos en Chile, entregaron palabras que inauguraron la sesión inicial. También participó Edgardo Rodríguez de la Brigada investigadora de Delitos contra la salud pública y medio ambiente (BRIDESMA); Teresa Cañipa de la Comunidad de Humagata, encargada del registro y manejo de las colecciones arqueológicas y etnográficas del Museo San Miguel de Azapa, entre otros.


Participantes del Seminario en el American Corner de la Universidad Autónoma de Temuco


En palabras de Kyle Fishman, la protección del patrimonio cultural es un tema prioritario, pues “nos conecta con la historia y pasado de nuestros países y nuestras tierras, muestra la riqueza y la diversidad para nosotros y las futuras generaciones. Si este patrimonio se ve vulnerado de alguna forma, nuestra conexión con los diversos antepasados se verá debilitada, significa una pérdida no sólo para el país en cuestión, sino que también para la historia cultural de todo el mundo” .

Mientras que Mariela Santos, encargada del Museo Arqueológico San Miguel de Azapa, expuso sobre la riqueza arqueológica que posee la región de Arica y Parinacota, señalando que cuenta con 100.000 piezas custodiadas y conservadas hasta la actualidad: “a través de estos objetos y materiales que han sido recolectados en excavaciones sistemáticas por más de 50 años en la región, se ha podido reconstruir la historia de los habitantes de hace más de 10 mil años”. En la parte final del Seminario, se planteó la necesidad de generar futuras instancias para dar mayor profundidad a la protección del Patrimonio Arqueológico y visibilizar las distintas dimensiones que esta problemática posee.


Rudecindo Espíndola, miembro de la comunidad Lickanantay, concluyó sobre lo importante que es renovar el foco de investigación en el área de la arqueología, ya que las necesidades de las comunidades han cambiado: “para nosotros nuestros ancestros son cuerpos de personas que generaron vida, cultura, raíces, toda una vida, no solamente del pueblo atacameño, sino que también de aymaras, quechuas y changos”.

Esta iniciativa se llevó a cabo gracias al Memorándum de Entendimiento sobre bienes culturales firmado entre el Gobierno de Chile y el Gobierno de Estados Unidos, representados por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el Servicio Nacional del Patrimonio, el Centro de Estudios del Patrimonio de la Universidad Adolfo Ibáñez, y la Embajada de Estados Unidos en Chile.






8 visualizaciones0 comentarios